Hace 20 años, eran pocos los que imaginaban que el cuarto oscuro podía simplificarse en un programa de computadora, hoy esa descabellada idea de inicio de los noventa se ha convertido en un imprescindible para  diseñadores gráficos, fotógrafos y demás profesionales en el ámbito publicitario.

Fueron John y Tomas Knoll quienes en 1988 presentaron la propuesta a los ejecutivos de Adobe lo que en algún momento se denominó “Display”, “Image pro” y que terminó llamándose Photoshop y que hoy celebra sus veinte años de existencia.

Photoshop 2.0 para Mac, 1991

 Photoshop  llegó a inicios de los noventa para quedarse y cambiar completamente la visión del diseño gráfico y de los programas de gestión fotográfica. Antes de él, ya se utilizaban  programas de manipulación de fotos y en las revistas podían notarse alguno que otro retoque en las modelos, pero sin duda, Photoshop ha sido el responsable de que la realidad y la ficción se confundan cuando hablamos de belleza propiamente.

En este momento pueden encontrarse varios programas bajo la marca Photoshop, el clásico, profesional, lightroom, element y una aplicación especial para iphones, lo que nos hace ver hasta que punto ha llegado el tema de la edición de fotos.

Adobe Photoshops CS4, 2009

Detrás de Photoshop podemos encontrar muchas otras compañías que han intentado competir con él, pero al parecer resulta una difícil tarea superarle, prueba de ello es que la popularidad del programa va en aumento, aún más cuando en el sitio oficial te permiten probar los productos por 30 días, que al terminar te parecen cortísimos con todas las cosas que puedes hacer con el.

Para conmemorar estos 20 años de éxito, Adobe ha creado una página especial que nos facilita una cronología de la historia del programa: Adobe photoshops 20th aniversary

Y así, hay quienes mantienen una relación amor-odio con Photoshop, pero sin duda ha llegado para permanecer y obligar a los fotógrafos principalmente a demostrar su talento y capacidad que algunos incluso pretenden conseguir por medio de las herramientas de un programa de computadora, lo que no pueden hacer tan solo con la cámara.