foto/ Dennis Stock. Portada del libro, realizada en Venice, California en el mítico mayo de 1968

En conmemoración de los 25 años de “Reporteros sin fronteras” y del día Internacional de la libertad de prensa, “Reporteros sin fronteras y la agencia de fotografía Magnum publicaron el 3 de mayo un libro de aniversario denominado: “Magnum fotos, 101 fotos por la libertad de prensa”. Todos los ingresos de las ventas se revierten a la organización, lo que representa un 50 % del presupuesto de la misma.

“Reporteros sin fronteras” es una Organización que se encarga de Investigar, denunciar y apoyar a los periodistas y colaboradores de los medios de comunicación encarcelados o perseguidos por su actividad profesional y denuncia los malos tratos y la tortura que sufren en muchos Estados.

El objetivo es investigar las condiciones de trabajo de los reporteros a nivel mundial y crear conciencia en los gobiernos mediante comunicados e investigaciones que determinen el grado de tolerancia y libertad de prensa en los países.

La organización se financia gracias a la venta de sus albumes de fotografía, calendarios, subastas, donaciones, cotizaciones, mecenazgo, subvenciones públicas y colaboraciones con empresas privadas.

Hasta el momento, según la Organización, en el 2010 hay 9 periodistas muertos, 168 periodistas , 9 colaboradores y 120 disidentes encarcelados debido al ejercicio de sus funciones que consiste en informar.

Los reporteros gráficos han estado y continúan estando en los lugares clave para desempeñar su trabajo e informar al resto del mundo sobre un suceso que de otra manera quedaría ignorado

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en 1993 el 3 de mayo como el día de la Libertad de prensa con la idea de: “Fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente s un componente esencial de toda sociedad democrática

Es buen momento para reflexionar sobre éstas palabras al analizar lo que está pasando en nuestros países, ya sea en Latinoamerica o cualquier otro continente, el problema no se limita a que ocurran incidentes si no, a que nos quedemos callados, sentados mirando sin hacer nada.

 

foto/ Elliot Erwitt. Durante la segregación racial en Carolina del norte

foto/Marc Riboud. Marcha pacifísta en Washington contra la guerra de Vietnam